Masajes con Piedras Calientes

logo

Los masajes con piedras calientes son una de las últimas novedades en terapias antiestrés y masajes.

Las piedras que se utilizan son suaves y de diferentes tamaños. Se las templa a distintas temperaturas para utilizar los efectos del frío y el calor para incentivar la circulación sanguínea. Cuando las piedras se van enfriando se reemplazan por otras.

Ésta técnica consiste en aplicar piedras, que por lo general son las basalto ya que son ricas en hierro y mantienen el calor, calentadas en agua a unos 50° C, en puntos específicos del cuerpo. El terapista efectúa los movimientos de los masajes convencionales y el cliente recibe un masaje intenso, que le genera una sensación de confort y calidez, le relaja la tensión muscular y lo lleva hacia una honda relajación, en comparación con los masajes normales, permitiéndole al masajista aplicar presión más profundamente.

El masajista puede dejar unas piedras colocadas a lo largo de la columna, entre los pies o en la palma de las manos para aumentar circulación de la energía.

Los masajes con piedras calientes están recomendados para la mala circulación, el stress, los dolores de espalda, la tensión, el dolor por artritis, el insomnio, la ansiedad, la depresión. Pero está contraindicado para personas que tienen enfermedades infecciosas de la piel, personas que sean propensas a coágulos de sangre, o que hayan recibido quimioterapia o radioterapia. No debe realizarse sobre zonas inflamadas de las piel, moretones, zonas donde hubo una fractura reciente, o donde hayan heridas que no terminaron de cicatrizar.

Los beneficios que ofrecen los masajes con piedras calientes son la mejora de las funciones orgánicas, la eliminación del stress, la estimulación de la perdida de peso, la recuperación de la energía, la armonización del cuerpo, la mente y el espíritu, y equilibrar el sistema nervioso.

 

 

 

 

 

Consultenos sus dudas
Nombre y apellido:
e-mail:  
Teléfono:
Consulta